martes, 24 de abril de 2018

Polkas del sudoeste


Llega Alberto Beier con su acordeón lleno de polkas, pasodobles y otros ritmos de Santa María, colonia de inmigrantes alemanes del Volga que forma parte de su experiencia vital. En la mesa, las tortas, tartas y alfajorcitos de la vecina de Ing. White Liliana Villalba, para acompañar el chocolate más rico del mundo.




miércoles, 18 de abril de 2018

Primera mesa

Presenta una mesa por primera vez en el museo Maira Alvarez, vecina de White conocida como “la chica del cotillón” (y por sus riquísimas tortas). Sus saberes combinan la mano dulcera de su abuela paterna con horas mirando el canal de utilísima y todo lo aprendido en la carrera de cocina del Instituto IGA.  Además, llega el grupo Agua Destilda, con cumbias y cuartetos que ponen a bailar comensales ¡No se lo pierdan!


lunes, 16 de abril de 2018

Ya están los ingredientes, ahora ¡a cocinar!

Este año, el Museo del Puerto vuelve a pensar los modos posibles de conocer este territorio.
Por eso, el área educativa armó una serie de propuestas que se
desprenden de un eje central: ¿Cómo se cocina un puerto?



















Pensadas y diseñadas para cada nivel educativo, con materiales didácticos para
trabajar;  cada niño, niña,  joven y adulto con la mirada atenta de un/a cocinero/a, podrá explorar los espacios del museo, buscando materiales y procesos que le permitan problematizar la construcción histórica del puerto, así como impulsar la imaginación para construir, de manera colectiva, una receta (posible) para cocinar un puerto.

Es que en el Museo del Puerto, hay una cocina.



¿Se podría pensar la historia de una comunidad, de un puerto, de un país, sin tener en cuenta sus cocinas? ¿Sin poner atención en las personas (sobre todo mujeres) que han preparado, inventado, imaginado, las comidas que día a día hace que trabajadores y trabajadoras, gerentes, funcionarios políticos, muevan sus cuerpos, y sus cabezas, tengan energía y hagan funcionar las cosas?



La cocina es el combustible de la historia. Por eso es el lugar donde empieza y termina todo o, al menos, cada visita al museo, por un momento.


martes, 10 de abril de 2018

¡De novela!

Una mesa de domingo que combina historias de cocina de una familia croata y española, con los aprendizajes de la antigua Escuela Profesional y otros saberes adquiridos en cocinas de White ¡Sí! La cocinera Nora Urlich llega con lemon pie, pasta frola, tarta de ricota, tarta de dulce de leche y otras exquisiteces preparadas junto a su nuera Melisa Molina. Y no faltará la música, con el grupo Voces Trío ¡No se la pierdan!


martes, 13 de marzo de 2018

Delantalazo de mujeres




En el día internacional de la mujer, se reunieron vecinas de Ing. White en el museo para compartir una mañana que las encontrara, las reconociera, las moviera a pensar juntas.



Empezamos poniendo el foco en una frase que todavía puede oírse cuando alguna vecina es entrevistada sobre su historia de vida: “Yo no trabajo, soy ama de casa”. Por eso el diálogo se abrió en torno a los delantales de cocina, herramienta de trabajo usada dentro de las casas. De un trabajo… ¡no pago! realizado habitualmente por todas las que estaban presentes, sus madres, abuelas y otras mujeres que vivieron en este puerto.
Sin cocina (o sea, sin quien cocine) no hay historia, solemos decir entre las mesas de este museo ¿Y si a lo largo de la historia de Ing. White ellas no hubiesen planchado, cocinado, limpiado la casa, cuidado a los chicos y demás tareas tradicionalmente asignadas a las mujeres? ¿Es posible un puerto hoy sin ese trabajo no pago?

Ellas tenían mucho para decir, discutir, fundamentar. Contaron historias del propio delantal, recuerdos del trabajo de sus abuelas (¿con jornadas laborales de cuánto? ¿11, 15, 18 horas?), hasta debates sobre cuáles eran sus derechos vulnerados más urgentes, acuerdos y desacuerdos sobre los modos de modificar esa realidad.

Para cerrar la mañana salieron juntas a tender sus delantales en el frente del museo. Sí, justo en la entrada del puerto, para que se vean, para que se tengan en cuenta. Era un día de mucho viento, eso hacía la cosa más difícil. Pero entre todas pudieron igual, no estaban solas.










martes, 6 de marzo de 2018

Delantalazo!

Vecinas y vecinos, amigas y amigos, las y los invitamos a esta actividad en la Cocina, el jueves 8 a las 10.30.

viernes, 26 de enero de 2018

Palomas

Sobre los motores de los aires acondicionados. En las canaletas. Entre los tirantes y las chapas del techo. Entre las vigas de la galería. Sobre las ventanas. Sobre las palmeras en el camino de acceso al puerto. Entre los silos de Cargill. Sobre las cintas transportadoras. A la vera de la ruta comiendo el cereal. Sobre los eucaliptos como blanco de los chicos que bajan el puente de la niña con sus ondas y coderas. Sobre el tendido eléctrico domiciliario. Sobre el tendido eléctrico de alta tensión. Sobre la salida de ventilación de la cocina. Como paisaje o como plaga. Como especie natural o como subproducto del puerto cerealero.
Pinches, cebos, redes tapando huecos. Limpiando su residuo. Barriendo sus plumas. Volviendo a poner pinches donde ya había pinches, tapando donde ya estaba tapado. Una pelea casi siempre desigual. Donde estaban se mueven. Donde no hay trampas reposan. Conquistan cada rincón. Aprenden y se mueven rápido. Un objeto de reflexión histórica y un problema de coyuntura, en el museo, cada día, palomas.

martes, 23 de enero de 2018

Enero en un museo

Se hacen tareas de inventario, mantenimiento de archivos, se proyectan actividades educativas, se programa la Cocina, se revisa el guión de salas, se pintan barandas, se arma un cronograma, se plantean objetivos, se visualizan los proyectos editoriales, se recibe visitantes, se planea la nueva gráfica, se pelea contra palomas y ratas (¡el puerto cerealero!) se arrancan árboles del cielo entre las macetas y se riega, entre muchas, muchas, otras 
cosas.

jueves, 21 de diciembre de 2017

Nueva Boya 70!

Desde el puerto se escucha: competitividad, eficiencia, productividad. Y en el museo nos preguntamos: ¿Qué pasa cuando no pasa nada? Una nueva Boya 70, esta vez, dedicada al TIEMPO LIBRE.


miércoles, 15 de noviembre de 2017

De la cocina al mundo



Como las múltiples prácticas que llevan a preparar una comida, un museo es múltiple y no está quieto, se construye de intercambios, escucha atenta y preguntas sobre el hacer. Así que a principios de este mes fuimos a Medellín, Colombia, a la 2da edición de “El Museo Reimaginado”, un encuentro organizado por la Fundación Teoría y Práctica de las Artes (TyPA), la American Alliance of Museums (AAM) y Parque Explora de Medellín. Ahí se reunían más de 600 profesionales de museos y referentes de espacios culturales de todo el continente, para compartir sus experiencias de trabajo, debatir y extender nuevas redes de acción, de pensamiento.


 En ese marco, una propuesta inédita de la Cocina del Museo había sido seleccionada para presentarse junto a otras cuatro iniciativas de toda América en una instancia llamada “la coronación”. Presentamos un proyecto que soñamos hacer en el futuro: un Simposio Regional de Comilonas, que reúna a cocineras, cocineros y organizadores de comidas gigantes del sudoeste bonaerense a intercambiar sus historias y saberes en la cocina del museo.

Así que iban en la valija (además de publicaciones y un trofeo-tenedor gigante) otras cosas que permitan trasmitir qué es este museo con Área Cocina. Eso incluye voces de cientos de cocineras contando sus relatos la historia y el presente, encuentros con instituciones comunitarias y cocineras barriales cada domingo, el cruce entre escalas enormes y pequeñas en la investigación y también la experiencia  de equipos de trabajo anteriores, porque es la acumulación de haceres previos lo que activa el presente.

Concretamente iba también con nosotros la voz de la vecina María Marzzocca, que se escuchó frente a cientos de personas de todo el mundo, fotos de los asados multitudinarios de la Fiesta de la Historia de la Carne de Gral. Cerri, testimonios de la enorme cazuela de la Fiesta Nacional del Camarón y el Langostino, del omelette gigante de Pigüe, del Kreppel Fest de Colonia Hinojo, de la Fiesta del Churro de Villa Iris y la receta del strudel de 45 metros de largo del Strudel Fest que Javier Graff, cocinero de Colonia Santa María, había enviado días antes explicada paso a paso, en mensajitos de texto.

Sí, a un encuentro internacional para pensar museos se va con una valija llena de experiencias particulares, pero de dudas también, de incertidumbres, con ganas de aprender de otras experiencias. Supone muchos encuentros, en principio con museos cercanos, como Ferrowhite museo taller que también fue convocado como referente y formador de profesionales de museos de todo el mundo. Además supone el encuentro con museos de otros puntos del mapa que también trabajan con la cocina. Quién sabe, tal vez este viaje sea el inicio de una red de cocinas, proyectos alertas al cruce de saberes, historias y experiencias que suponen las prácticas de cocinar, de comer. 

Así que la valija vuelve más llena todavía, rebasada de experiencias de otros puntos del planeta, ideas y apasionamientos compartidos. Todas herramientas para la imaginación, en definitiva, para la acción concreta de museos (que incluyen la pregunta de ¿qué es un museo?) que llevamos adelante día a día.









miércoles, 18 de octubre de 2017

Museología para la vida


La museología que no sirva para la vida, no sirve para nada.


Mario De Souza Chagas



Durante la semana pasada, el museo viajó a Córdoba a participar de las Jornadas de Museología Social organizadas por el Encuentro de Educadores de Museos de Córdoba y la Asociación de Trabajadores de Museos.

Durante seis días, un colectivo de trabajadores de espacios culturales diversos del país y de Latinoamérica puso el cuerpo en juego. La escucha de las ponencias, así como las instancias de charlas y debates fueron de la mano del baile, la comida, el sostenimiento de la mirada con el “otro”, las caminatas por distintos territorios.


Los ejes trabajados dentro de la museología social -una museología para la vida según Mario De Souza Chagas- fueron las prácticas vinculadas al trabajo con personas en situaciones de encierro y la perspectiva de género en los relatos de los museos.

Pensar la vida, en un contexto de jornadas de museología, es pensar los modos diversos de ser y estar en el mundo, por eso parece que una definición de museo nunca es definitiva, sino más bien transitoria, que pensar las comunidades siempre abre el debate y las discusiones, y que resulta imprescindible el ejercicio de la reflexión crítica de las propias prácticas, para fundamentalmente no caer en lugares que pareciera que la propia autoridad del museo permite; el de cristalizar situaciones, personas, lugares, épocas u objetos. Todo está en permanente movimiento para lo cual es necesario “repasar” sobre lo hecho.



Re-pasar (¡¿por qué no?!) con uno de los repasadores confeccionados especialmente para el encuentro junto a Ferrowhite y que formaron parte de los espacios de discusión. ¿Cómo un objeto de la vida cotidiana se convierte en una herramienta de la historia? ¿Quiénes la hacen? ¿Quiénes la transforman? ¿Cómo se puede reflexionar sobre la historia, sin cocina, sin comida? ¿Qué lugar ocupan, entonces, los museos ahí?

 




viernes, 13 de octubre de 2017

Encuentro de cocinas al sudoeste




Publicaciones del museo, fotos y  muchas ganas de hablar con otros llevamos el lunes pasado al “Primer encuentro de turismo y gastronomía” en Pigüe, organizado por el Área de Turismo del  municipio de Saavedra. La invitación era para compartir con otros grupos del sudoeste bonaerense las prácticas y preguntas de este museo comunitario con cocina.

Además, participamos de un taller coordinado por el equipo de turismo, que permitió conocer las experiencias de trabajo comunitario y recuperación de recetas que se están llevando adelante hace años en el distrito.

Así supimos de Amicale Pigüé, la asociación de descendientes franceses que movilizó proyectos como la incorporación del idioma francés en las escuelas primarias de la ciudad y que  trabaja también con la recuperación de recetas en conjunto con el INTA.  Esta iniciativa empezó por la difusión del aligot (puré de papas mezclado con nata y un queso llamado Tomme, de la región de Aveyron).

Su potencia está dada no solo por el alcance comunitario y colaborativo que supone (trabajo entre escuelas de distintos niveles, restaurants, grupos de inmigrantes, vecinas y vecinos de la localidad y la región) sino también porque movilizó la valoración de otras comidas que no son necesariamente de origen francés:  empanadas criollas, chacinados que se hacen en los campos de Saavedra, tortillas chilenas, comidas de italianos, españoles y alemanes del volga. ¡Sí! La comida como un campo múltiple de saberes y adaptaciones, de cruces y aprendizajes que se pueden compartir, de eso y muchísimo más hablamos en el encuentro, que seguramente siga con más intercambios… próximamente más novedades.




martes, 10 de octubre de 2017

Un museo donde se lee poesía con la boca llena


El sábado pasado en la Cocina del museo se desarrolló el Primer Encuentro de Lectura Macarrónica. Queríamos compartir con los poetas invitados al 7mo Festival de Poesía Latinoamericana de Bahía Blanca textos producidos en los encuentros de escritura que venimos realizando desde hace unos meses con cocineras, cocineros y otros integrantes de la comunidad de Ing. White.


La consigna era que todos acercaran al museo textos macarrónicos sobre el comer y el cocinar y también comidas bien concretas. Porque se trataba de un mediodía dedicado a leer y almorzar a la vez: en este museo no está mal visto leer con la boca llena.


“Katty” Aponte, vecina del barrio Saladero, trajo una fuente llena de sopa paraguaya que había cocinado, ¡por primera vez en su vida!, recordando la receta de su mamá formoseña; Ida Muhamed trajo kepi; Graciela Disciocia, cocinera de “Las cantinitas”, pizza de anchoas; Francisco Cabeza pollo arrollado; Nora Betencurt tortilla de acelga; José Mario Malvar empanaditas dulces y Delia Schenfeld terkreppel… Por si fuera poco, Stella Maris Giménez, del restaurant Stella Maris, ¡se apareció con una paella gigante! Sí, fue una gran comilona.


Stella Genitti y José María Malvar arrancaron la lectura con el recitado a dos voces de Epopeya (en construcción) de comidas de White, escrita de manera colectiva junto a otros vecinos y vecinas durante el taller. Luego siguieron leyendo whitenses y poetas textos sobre herramientas de cocina, perfume de tucos, la época de veda de carne, recetas de amor, tortas-tortas, naranjas cortadas… 

La poesía llevó a la música: “Pochi” Genovali tomó el micrófono para cantar unos tangos portuarios, Stella Maris Correngia le siguió con sus temas románticos y así se fueron cantando entre todos boleros, valses y más tangos. Pasaron las horas sin darnos cuenta y muchas cosas más, algo imposibles de resumir, intensidades varias como ese instante en que Francisco Cabeza,  cocinero y cantor de las cantinas, y Rosario Bléfari, poeta, cantante y actriz, entonaron juntos una canción que no se escuchaba a viva voz y en ocasión de una comida tal vez hace años y kilómetros a la redonda.











viernes, 6 de octubre de 2017

Macarrónica






Siguen los “Encuentros de escritura macarrónica” que convocan a cocineras, cocineros,  comensales y memoriosos a escribir sobre cubiertos, ollas, saberes y procesos de cocción, platos inolvidables y cocineras que forman parte de la memoria de la comunidad. Los cuadernos macarrónicos van y vienen de las mesas del  museo a las de cada casa, se va sumando el propio relato de una historia de vida escrito con lapicera, listados de colecciones o secretos que no están en una receta convencional.


Encontrarse a escribir en grupo es primero encontrarse a charlar, hacer visibles algunas experiencias en diálogo con otros. Y, de a poco, pensar juntos cómo es posible comunicarlas desde la escritura.

Hace unos días la propuesta fue escribir sobre herramientas de cocina, así que cada participante trajo un objeto fundamental de su mesada. Fundamental por lo útil, por lo querido, por la posibilidad de narrar historias que traía. Repasador, tabla de picar, plato y tapa-botellas circularon de mano y mano.

Al mismo tiempo hablamos de cómo la instancia de la experiencia personal se articulaba con la historia colectiva en ese objeto: aparecían la inmigración de principios de siglo XX, la inmigración interna de las últimas décadas, las transformaciones en el puerto, los cambios económicos resonando en la cocina. O de cómo, por ejemplo, están relacionado los saberes que implica preparar un dulce con dinámicas sociales que podemos historizar.

Pero además tratamos de inventar un poco. Imaginar qué miradas e historias oiríamos si hablara, por ejemplo, un palo de amasar. Qué percepciones nuevas nos despiertan esas herramientas de cocina, qué maneras de contar inventaríamos para hacer hablar al platito de loza que se usó en los inicios de la cantina de Stella Maris en el puerto.

Entre otros textos estamos preparando una “Epopeya (en construcción) de las comidas de White”, escrito colectivamente, cuya primera versión se dará a conocer el próximo domingo en el marco del Festival de Poesía Latinoamericana de Bahía Blanca. Además, otros pequeños textos como los siguientes, que también tenemos ganas de que empiecen a circular:






En mi cocina hay una tabla
y me dice: hace 61 años que llegué
a tu cocina. Tu hermano Esteban me hizo
 en la carpintería de la Junta de Granos,
junto al palo de amasar.
Desde entonces no me has dejado
descansar, siempre en la mesada
preparada para que vos me golpees,
cortar las carnes, picar las verduras
 preparar las milanesas. El palo de
amasar descansa porque te compraste
la pasta linda, pero yo sigo y vos
disfrutás preparando tus comidas.
Pero, sabés, yo soy feliz. Porque después
de tanto sigo siendo tu compañera
en la cocina. Hoy Ramiro trajo
una tabla de Ferro Expreso más moderna
pero yo soy tu preferida.


Ida Muhamed


























Semillas tostadas

Tanto de zapallo como de girasol
las poníamos sobre la plancha
de la cocina y tenía un gusto
distinto. Tanto las de zapallo,
como las de girasol eran caseras
de nuestra propia quinta.


José Mario Malvar














 











Lo que no está en la receta del puré con huevos

Recuerdo que era el tiempo de la veda de carne.
Y a mi algún día se me ocurrió esta receta.
Todavía me parece escuchar a mis hijos
 cuando me pedían que se la hiciera:
Má, dale, hacenos de vuelta esa comida.

Stella Maris Correngia














viernes, 29 de septiembre de 2017

Ingeniero MEME

En la semana, estuvieron en el museo las chicas y chicos de 6to año de la Escuela Secundaria San Cayetano, con su docente Marcela Ciccerone. En principio recorrieron la muestra y luego realizaron la caminata al puerto con hoja de ruta en mano.

Esta vez desde el área educativa se les propuso un registro y apropiación de la experiencia distinto: luego de finalizado el recorrido y en grupos, la consigna fue producir un “meme”.

Un “meme” es un producto digital, de circulación viralizada, con contenido humorístico y paródico y cuya producción implica un ejercicio creativo, de edición, apropiación y síntesis.

Para nosotros este tipo de ejercicio habilita la apropiación de cada chica y chico de una parte del recorrido, de las tensiones históricas que se repasan en el camino al puerto, de un fragmento de la muestra, de un objeto. Se lo apropia y se lo resignifica; en muchos casos se lo desvía de su marco y se lo conduce a otro que forma parte de la experiencia vital de cada uno.

Nos gusta un museo que se arme y se desarme; que tenga recorridos y desvíos, un muestra “permanente” que habilite múltiples sentidos.

Ingenieros de la imaginación, acá están sus memes:









(y para el año que viene inauguraremos el primer Archivo Museográfico de Memes Portuarios – y no tanto-).

lunes, 25 de septiembre de 2017

30 años!

El museo cumple 30 años. No es su aniversario, se festeja su Cumpleaños, es decir habrá tortas, baile, cantina, guirnaldas. Vecinas y vecinos se juntan para recordar todo lo que se hizo, pero sobre todo bailaremos y levantaremos los pies, haremos una fiesta y ruido para que las cosas sigan en movimiento.

Sábado 30 - Desde las 18.30

*Tortas
*Brindis
*Presentación libro de Marcelo Boccanera
*“Pochi” Genovalli canta sus mejores tangos.
* La Asociación de Amigas del museo reparte regalos, tragos y abrazos.
*Baile a cargo de Agua Destilada


*Venta de bebidas y empanadas.


lunes, 18 de septiembre de 2017

Un estudio minucioso del objeto



Hace unos días, llegaron a la Cocina del museo, alumnos de los profesorados de Nivel Inicial y Primaria de la Escuela Normal (UNS) bajo la consigna de su profesora Gabriela Andreozi, de indagar un objeto.
¿Cuáles son los objetos privilegiados para el Museo del Puerto?

Posiblemente, pueda ser uno usado (como un casco blanco), uno gastado (como una red de pesca rota), uno que se hace escuchar (la voz de trabajadores portuarios en un corte en el acceso al puerto), uno comestible (como las tortas de los domingos), uno que se huele a los lejos (el olor a asado de Gustavo) o uno recién comprado en el kiosco de la esquina (como una barrita de cereal).
Los futuros docentes agrupados, bajo los repasadores de la Cocina, miraron con lupa materiales de los archivos del museo, detectando en ellos, historias particulares y personales así como relatos mayores, económicos y políticos, de momentos históricos distintos. Todo eso plasmado sobre un gran papel almacenero.
De este modo abordamos juntos la práctica docente en los niveles  de Inicial y de Primaria, desde la materialidad de las cosas; porque claro: ahí se inscribe la historia de manera concreta. Y ese proceso conduce también a los propios docentes a pensarse como sujetos de la historia, que construyen su entorno y su ciudad todos los días (¡la materia se transforma!). En ese sentido, surgen preguntas como: ¿Por qué en Bahía no se llega a escuchar la sirena comunitaria? ¿Hasta dónde se prolonga su sonido? ¿Cuál es el límite (si es que lo hay)? ¿Quién decide hasta dónde se escucha?